fbpx
¿Y tú tienes mal rollo en el trabajo?

y tu… ¿tienes “mal rollo” en el trabajo?

Y tú, tienes mal rollo en el trabajo? Nos hemos dado cuenta que nos parece normal tener “mal rollo” en el trabajo.

 

En la I  Jornada “el valor del conflicto en la empresa”.  organizada por CMBMediala, presentamos un caso para mostrar  un proceso  de gestión de conflictos a las personas que asistieron a la Jornada.

 

El caso era el siguiente; una empresa de arquitectos formada por el jefe, 2 arquitectos y la secretaria. Los dos arquitectos se llevan mal porque tienen una forma muy diferente de trabajar. Esto les está generando muy mal ambiente.

 

El caso no es lo importante. Lo realmente inquietante es que todos los asistentes al taller, alrededor de unas 150 personas pensaban que este caso era normal.

Se ha instalado dentro de nuestra normalidad el tener “mal rollo en el trabajo”, así que no hay necesidad de gestionarlo. ¡Es trabajo!

 

Este taller lo hicimos con actores. Ellos no sabían lo que iba a pasar y fue muy curioso cómo el conflicto se fue transformando y ambos arquitectos pudieron darse cuenta de que trabajando juntos podían complementarse, que realmente al que debían pedirle ayuda y con quien estaban enfadados era con el jefe al no ayudarles en la necesidad de definir sus propios límites.

 

Pero la respuesta tampoco es lo importante. Cada empresa, después de un proceso de este tipo construye una solución que para ellos es la adecuada.

 

¿Y tú, tienes mal rollo en el trabajo? ¿Consideras que es normal tenerlo? ¿Vas a hacer algo para solucionarlo?

 

¿Y tú, tienes mal rollo en el trabajo? ¿Consideras que es normal tenerlo? ¿Vas a hacer algo para solucionarlo? Clic para tuitear

 

 

En las intervenciones que hacemos en la empresa, podemos corroborar  que en el 100% de los casos hay una mejora del ambiente laboral. Las personas consiguen decir cómo se sienten desde un punto de vista constructivo y esto hace evidenciar que la mayoría de la gente, vive incómoda con un conflicto y por ende, quiere solucionarlo.

 

Toma la iniciativa y decide cambiarlo. NO más “mal rollo” en el trabajo. Objetivo: ¡Disfrutarlo!